A gatas hacia el miedo

Nosotros,

mudos y ciegos,

tan ignorantes

sufriendo desvelos,

anhelos,

a gatas hacia el miedo

de encontrarnos

y vernos desnudos

también de palabras y argumentos.

 

Este ver desgarrador

sin sentido y sin razón

quizás podría ser peor

que morder crudo un limón.

 

Claro que tu aún no sabes

de lo que es capaz mi corazón.

Anuncios

No hay nada más

No hay nada más

en la garganta

que un grito mudo.

Nudo que mata.

No hay nada más

que un paso lento

cuando lo siento.

Viene despierto.

 

Tu no eres más.

Yo no soy menos.

Es lo que hay

en donde estemos.

 

Pero no hay más

que un sentimiento.

Desarraigado,

huérfano, aislado.

Anda sonámbulo

febril noctámbulo.

Es vagabundo.

 

¿Quieres perderlo?

Déjalo suelto.

No tengas miedo.

Yo me lo quedo.

Es lo que tengo.

No hay nada más.

De amor no se come

Te dirán que de algo hay que vivir

y es cierto.

De amor se vive bien.

De hecho, de amor

los muertos resucitan.

Te dirán que de amor no se come

y es cierto.

El amor es la vitamina poderosa que te impulsa.

No se come. No.

Pero te levanta cada día de la cama.

Porque díme tú

cuando abres los ojos y sonries.

¿En que piensas?

Cada mañana

Ya empezamos

a sostenernos delicadamente en el espacio

como suaves hojas de papel de seda

lanzadas desde el más alto rascacielos.

Puede que esta vez sonria

cuando el reverso de mi vida roce el suelo,

cuando hayan explotado de emoción

todas las jaulas de cristal que nos separan

y se abran las cortinas del telón

descubriendo un espectacular amanecer

cada mañana.

 

Sólo el amor es cierto

Mi mente me miente

es desobediente.

En cambio este amor

es todo calor.

Me mira de frente

a tu lado siempre

fiel e impertinente

se parece

a ti.

Tiene mi sonrisa.

Guarda tu perfil.

Cuando no te encuentra

se me pone gris.

Mi mente me miente

hipócritamente.

Tuve que soltarte

y abrazarme fuerte

para no morir.

 

La verdad está en los ojos

La verdad está en los ojos

Las palabras nos hacen soñar

Pero si uno sabe mirar

lo ve claro enseguida

sin necesidad de leer.

La verdad es dulce

como un beso de niña

cálida como tu piel

desnuda.

Si.

Así es esta

sobrecogedora y

acojonante verdad

simple y rotunda.

Mírame.

La verdad es esto.

Ni más

ni menos.

Arreglarlo

Intento arreglarlo.

Porque quiero que todo sea bonito

para ti.

Entrar y setir que amo mi vida

tanto como para querer

quedarme siempre en ella

contigo.

Que no es que no les quiera

tanto como para dejarme

arrancar los dias y las horas

fuera de mi misma.

Solo quiero pequeñas cosas bonitas

de esas impagables.

Sueño con una sonrisa

tuya.

Sueño con una caricia

tuya.

Sueño con que el concertista

sepa tocar esa tecla

no se cual, que me emocione

o me estremezca

y que todos sepan

que soy por fin feliz

conmigo como contigo

tan mia como tuya.

Así que intento arreglarlo.

Arreglarme.

Porque si me has dejado de querer

algo habrá roto en nosotros.

Poner todo ordenado

para entrar en mi alma y respirarte.

Que tu me veas guapa

a pesar del tiempo, la distacia,

los kilos, las arrugas

y las canas.

Dejar las palabras quietas

para mirarte largamente,

esperando a que un dia

me quieras de nuevo

asi desnuda, yo, a mi,

encuetres el valor

para enfrentarlo

y con defectos incluidos

me reconozcas

como ese maravilloso

regalo de la vida

que siempre he sido.